Exhibitions 

Jesus Nodarse. Cuban Fine Artist. Pintor Cubano Contemporáneo

Siempre he visto la pintura como algo que se crea para mostrar, parece esta una verdad muy obvia y quizás lo es, pero en algún punto los términos de “expresión” “comunicación” “discurso” se van banalizando y se pierde la idea de que es algo para que los demás lo vean no para que se lea o se entienda del todo, un cuadro no es la ilustración de una idea ni un cartel de un concepto, no importa cuán profundo,  útil, divertido sea este.

La idea de lo original (lo nunca hecho antes) dicen que murió en los 90, yo creo que nació muerta a principios del siglo XX, La carrera en esa época por arrasar con lo antiguo, por crear algo nuevo, por revolucionar no podía durar para siempre,  fue maravillosa y realmente libero de una vez todo el potencial creativo de las artes visuales al final dejó el campo más abierto para un arte personal, individual. Así asumo mi trabajo, no pretendo ser original o rompedor solo ser sincero y hacer un arte conectado muy íntimamente conmigo de esa manera supongo sea diferente o singular.

Abordar la pintura como un reto técnico forma una parte importante de mis días en el taller, solucionar y componer un cuadro es para mí una motivación muy importante, me gusta verme como un hacedor de muebles, unos muebles parecidos a ventanas, de hecho ventanas falsas, como es el cine o el teatro donde el espectador se asoma  a realidades creadas artificialmente, en mi caso ventanas en las que tienes todo el tiempo para mirar solo un momento de esa escena un momento intemporal que no pasa.

En la serie que trabajo actualmente me concentro en un tema que siempre me interesó “el comercio de afectos, deseos, el negocio sórdido del amor. Es interesante la idea de cómo se vende algo que en teoría no se puede vender y sorprende el hecho de que sea un mercado tan exitoso en términos económicos donde el dolor, la insatisfacción, y la frustración están tan ligadas al placer más básico. Eso nos dice algo de la condición humana de un gran vacío misterioso y negro que quedó en el momento que dejamos de ser animales sin conciencia y comenzamos a relacionarnos de una manera “civilizada” ese vacío es parte importante de lo que somos todos. En la serie específicamente hay 3 personajes que guían toda la idea ELLA a la que me gusta compara con una medusa, frágil, hermosa, delicada, y muy peligrosa. EL MINOTAURO, es el cliente, básico, animal, irracional y cegado por sus  emociones. EL ARLEQUÏN es quien hace la transacción quien conecta a esta mujer con su cliente, es el amo detrás de la máscara. La interacción de estos tres en diferentes ambientes y situaciones conforma esta serie que aún no tiene nombre.

Jesus Nodarse, La Habana. Septiembre 2014

Showcases

Background Image